3 CONSEJOS PARA EMPEZAR A CULTIVAR LA ACEPTACIÓN CORPORAL ESTE VERANO

aceptación corporal

3 CONSEJOS PARA EMPEZAR A CULTIVAR LA ACEPTACIÓN CORPORAL ESTE VERANO

¿Puedo aprovechar el verano para cultivar mi aceptación corporal?

Para las personas que luchan con una imagen corporal deficiente, el verano puede ser un momento de ansiedad, mal humor y sentimientos de inseguridad, especialmente cuando estamos inundados con recordatorios inútiles tipo de estar “prepara tu cuerpo para la playa”. Y aunque parezca paradójico, justamente puede ser un buen momento para salir de tu zona confort y empezar al cultivar la aceptación corporal.

Hay muchos factores que influyen en la forma en que nos sentimos con respecto a nuestra apariencia, como  los medios de comunicación, que pueden dañar nuestra imagen corporal al alterar nuestra percepción de lo que se supone que es la belleza. Las redes sociales también pueden ser problemáticas para nuestra confianza corporal. Ya sea que se trate de gurús del fitness en Instagram o de fotos cuidadosamente seleccionadas de amigos en Facebook que constantemente nos invitan a compararnos y a  criticar a los demás.

Si eres alguien que lucha con una imagen corporal pobre, definitivamente no estás sola (yo he estado ahí también). La cultura de la dieta nos enseña que no somos lo suficientemente buenos como somos, tenemos que encajar en una ideal corporal y que debemos cambiar nuestros cuerpos a cualquier precio. Ésta es la razón por la industria de la dieta es un mercado que mueve millones de euros y dólares al año.

Sin embargo, lo maravilloso es que podemos empezar a desafiar esas ideas (y por qué no justamente ahora en verano), y luchar contra los ideales distorsionados que la cultura de la dieta nos enseña.

La mayoría de nosotras hemos crecido en un mundo obsesionado con la dieta que considera nuestro peso, tamaño y forma como indicadores de salud, felicidad y éxito. Desafortunadamente, este engaño nos conduce a comer de forma desordenada, a trastornos alimenticios y malas relaciones con nuestros cuerpos.

Pero algo que también puede influir mucho en nuestra imagen corporal son nuestras voces críticas internas, que muchas veces se construyeron en nuestra más tierna infancia. A menudo una imagen corporal pobre nos habla más de una baja autoestima, de perfeccionismo, de voces internas hipercríticas y de intentar hacer del control del cuerpo una forma de relacionarnos mejor con nosotras mismas.

Sea como fuere, la relación con nuestro cuerpo es un proceso continuo. No sucede en  4 semanas y no hay un destino de amor corporal al que llegar un día. Es una relación que necesitamos nutrir y cuidar  continuamente. Es por ello que a mi me gusta hablar de aceptación corporal. Porque pasar de una relación conflictiva con el cuerpo a que me llegue a gustar puede resultar algo muy retador. Pero aceptar mi cuerpo, es decir, aprender a cuidarlo y atenderlo, convivir dentro de mi piel cómodamente, que mi cuerpo no resulte una amenaza, todo eso puede ser el primer paso en el camino.

Entonces, ¿cómo comenzamos a sanar nuestra relación con nuestros cuerpos?

Primero, te voy a explicar qué significa aceptación corporal para mi:

  • Sentir que mi cuerpo no es ni bueno ni malo, ni correcto ni incorrecto.
  • Entender que no me tiene por qué gustar tu cuerpo para cuidarlo.
  • Respetar y confiar en las necesidades de mi cuerpo. Nutrirlo adecuadamente sin renunciar al placer.
  • Ser capaz de desafiar los pensamientos y creencias corporales negativos intentando relacionarme con mi cuerpo de forma amable.
  • Aceptar que todos los cuerpos vienen en diferentes formas y tamaños
  • Desafiar los ideales de perfección.
  • Encontrar valor en cosas fuera de mi aspecto, forma y tamaño.

Y ahora, como te prometí, te  dejo aquí los 3 consejos para ayudarte a empezar a cultivar la aceptación corporal este verano (y para siempre):

1. Ofrece respeto a tu cuerpo

Como te comentaba, no necesitas amar a su cuerpo para respetarlo y cuidarlo.

Respetar tu cuerpo significa apreciarlo por todas las grandes cosas que hace por ti. Respetarlo también es escuchar y atender las necesidades de tu cuerpo y lo que intenta decirte.

Enfocarte en lo que tu cuerpo PUEDE HACER en lugar de CÓMO SE VE, puede ser el primer paso de este proceso. Se proactiva con todo aquello que tu cuerpo te regala:  aprende una nueva actividad física, ves al parque con tu familia, chapotea en el agua, juega a palas en la orilla, camina por la arena, o por caminos rurales, o por la ciudad. Aprecia lo que puedes hacer con tu cuerpo y disfruta de estar activa.

2.Sé compasiva contigo misma.

Empieza a hablarte y a tratarte con amabilidad.

Como te decía, una pobre imagen corporal muchas veces se relaciona con los mensaje críticos que recibimos de pequeños tanto hacia nuestro cuerpo como hacia nosotros mismos.
En términos más simples, trátate como a una amiga. Empieza a notar las cosas negativas que te dices a lo largo del día y ofrezca compasión en su lugar.

Un gran ejercicio para practicar es el del crítico interno y la voz compasiva:

  1. Cuando tengas un pensamiento negativo, dilo en voz alta. Identifica ese pensamiento como parte de tu voz crítica interna.
  2. Desafía esas creencias negativas desde un lugar de compasión. Si ese pensamiento fuera expresado por una amiga que quieres y deseas que esté bien de verdad, ¿qué es lo que le dirías?
  3. Por último, expresa en voz alta también todo eso que le dirías al pensamiento crítico desde tu voz compasiva. Hacer este ejercicio en voz alta o por escrito puede ayudarte a poner las cosas en perspectiva y ofrecerte la oportunidad de desafiar a tus pensamientos automáticos.

COMPASIÓN EN LA PLAYA

Uno de los momentos más duros es cuando tenemos que mostrar nuestro cuerpo por primera vez , en la piscina o en la playa. Podemos experimentar vergüenza, deseos de escapar, de escondernos.

Te invito a que en ese momento practiques el ejercicio “Actuar a pesar de”:

  1. Toma consciencia de lo que verdad es importante para ti (disfrutar del momento, del sol, del agua, de tu familia).
  2. Lleva amabilidad y compasión a esos sentimientos de vergüenza corporal, porque te hacen sufrir. Puedes hacer un pequeño gesto de autoconsuelo en ese momento, como darte un abrazo.
  3. Anímate a ti misma a actuar y a no dejar de hacer todas esas cosas que son importantes para ti.

3.Revisa tus redes sociales

Elimina aquellas cuentas que intencionada o inintecionadamente te hacen sentir mal contigo misma, como si necesitaras cambiar quién eres o si no estás haciendo lo suficiente.

Las redes sociales pueden ser una gran cosa y también pueden ser peligrosas. Es como jugar con fuego. Poner límites saludables explorando a quien sigues, cuánto tiempo le dedicas puede ayudar a mantenerlo como una herramienta positiva.

Te animo a que lleves la atención a cómo te sientes cuando pasas mucho rato en redes sociales y que explores también cómo te sientes también cuando miras ciertas cuentas. Si te das cuenta que lo que surgen son pensamientos tipo “tengo que hacer algo…”, “no soy suficiente”…, etc…, entonces tal vez esa cuenta no te esté ayudando.

En redes sociales hay cuentas maravillosas, sobre todo en instagram, que promueven la aceptación corporal. Algunas de mis preferidas son:

El cuerpo que somos

Bellamentearg

BodyPositivebyMai

Desnúdate Autoestima

Y recuerda, no tienes porque hacer este trabajo sola. Busca grupos de apoyo, terapeutas especializados en imagen y aceptación corporal, sigue a cuentas de insta que te inspiren y comparte en ellas tus inquietudes. Eso es muy sanador. Y como siempre, me encantará que me escribas y que me comentes qué te ha parecido este post.

Aprovecho para informarte que quedan poquitas plazas para mi próximo curso de Mindful Eating “Yo me cuido sin dietas”, que empezará en octubre en Barcelona.  Encuentras aquí toda la info. 

Besos

MIREIA HURTADO. PSICÓLOGA, TÉCNICO EN DIETÉTICA Y NUTRICIÓN Y ESPECIALISTA EN ALIMENTACIÓN CONSCIENTE, MINDFULNESS Y COMPASIÓN.


Espero que este artículo te haya resultado interesante. Si crees que necesitas más ayuda para poner paz a tu relación con la comida y cuidarte sin dietas ni restricciones, estaré encantada de explicarte cómo te puedo ayudar. 

SOLICITAR ENTREVISTA


POSTS RELACIONADOS

3 CONSEJOS PARA SENTIRTE EN PAZ CON LA COMIDA ESTE VERANO. 

¿QUÉ ES LA NO DIETA?

MENTALIDAD DIETA: QUÉ ES Y POR QUÉ NO TE AYUDA A CUIDARTE

MINDFUL EATING: CÓMO PRACTICAR UN BOCADO CADA VEZ

EL MOMENTO PRESENTE ES EL ÚNICO LUGAR EN EL QUE TE PUEDES CUIDAR

APROVECHA LOS DÍAS DE DESCANSO PRACTICA LA ALIMENTACIÓN CONSCIENTE.

APRENDER A ACEPTAR EL CUERPO

COMER EMOCIONAL Y DIETA, EL CICLO DEL QUE ES POSIBLE SALIR

Comments (6)

  • Johanna Reply

    Me ha encantado! Muy útil 🙂

    31 julio, 2018 at 10:52 am
    • MIREIA HURTADO Reply

      Me alegro mucho!
      Un cordial saludo
      Mireia

      15 septiembre, 2018 at 5:53 pm
  • Sonia Reply

    Estaba esperando imaciente este post, sabía que me iba a resonar, como te comenté un día en insta, hace aproximadamente un mes, una conversación hizo un clic muy importante en mi mente, de repente me di cuenta que no le estaba agradeciendo a mi cuerpo todo lo que me da y me ha dado hasta ahora, que con mas o menos kg todo lo que hago y he hecho es gracias a él. Me miraba al espejo y me decía cosas amables, pero mi subconcientes no se las creia y me seguía juzgando porque no me gustaba lo que veía delante del espejo. Desde ese día, eso ha cambiado y cada mañana cuando me levanto lo primero que hago es darle gracias a mi cuerpo por todo lo vivido y que sigo viviendo.
    En este mes, mi mente ha cambiado y donde antes decía “a los demás les funciona pero esto a mi no me va a funcionar” ahora estoy convencida que a mi también me va a funcionar y que soy capaz de conseguir todo lo que me proponga, si he sido capaz de crear una ong, soy capaz de lo que sea!!!! así que ha llegado el momento de cuidar también mi cuerpo.
    Gracias como siempre Mireia, un fuerte abrazo y disfruta de esas merecidas vacaciones.

    7 agosto, 2018 at 6:45 am
    • MIREIA HURTADO Reply

      Gracias Sonia por compartir tu camino, tu proceso. Porque en realidad aprender a cuidarnos mejor es un proceso, un camino que se hace a base de atendernos y escuchar las necesidades de nuestro cuerpo y nuestra esencia. Un abrazo cálido y felicidades por la ong.
      Mireia

      15 septiembre, 2018 at 5:53 pm
  • Alba Valle Reply

    Hola Mireia. De verdad me ha encantado tu post.
    Soy psicóloga, experta en Terapia de Aceptación y Compromiso y Mindfulness y te sigo desde hace tiempo por lo que aportas, de verdad, gracias. Me enriqueces a todos los niveles y gracias a ti he podido ayudar mejor en algunos puntos a algunas clientes.

    Cómo has planteado este artículo es el mejor enfoque que haya leído nunca en un post sobre aceptación corporal.
    En mi adolescencia tuve TCA y justamente lo que más me ayudó fueron esos 3 puntos que has explicado.

    Recuerdo un día en que todo cambió cuando de repente me di cuenta del nivel de automachaque que tenía dentro, y deseando “aprender a quererme”, de repente pensé: amor son palabras mayores desde el punto en el que estoy, ¿qué tal si empiezo por respetarme y cuidarme que es un paso más asequible? Y me comprometí con eso: cuidarme con calidad, alimentándome para que mi cuerpo pueda vivir y mi mente equilibrarse, y cuidar el trato a mí misma. Aún no había estudiando nada de aceptación, ni compasión ni atención al momento presente, pero sin duda las claves fueron:

    -ser consciente de la cháchara interna y de que yo hacia mi misma tengo una relación tan real como la que tengo con cualquier otra persona y esa relación hay que cultivarla con cariño y respeto y cuidado. Lo cual implica:
    1.Dejar las rumiaciones de automachaque
    2.Trabajar hacia mi un trato más bondadoso.
    -comenzar a hacer cosas que cultivaran mi relación conmigo misma a modo de “fake it until you make it”.

    A veces los grandes cambios vienen con un compromiso con algo sencillo.
    Sin duda, No necesitamos encantarnos para respetarnos y no necesitamos estar felices con cada parte de nuestro cuerpo para poder cuidarnos, aceptarnos y hacer con la vida lo más significativo que podamos centrándonos en lo que merece la pena.

    Estupendo artículo. Lo compartiré.
    Gracias Mireia, me pasaré por aquí para seguir leyéndote.

    14 septiembre, 2018 at 5:59 pm
    • MIREIA HURTADO Reply

      Muchas gracias Alba por tu generosidad al compartir tu experiencia, seguro que ayuda mucho. Me alegro mucho que te haya gustado mi post. Estamos en contacto.

      Cordialmente
      Mireia

      15 septiembre, 2018 at 5:52 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La información que nos facilitas será tratada por Mireia Hurtado, responsable de la web, con el fin de gestionar y publicar los comentarios del blog. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros. Podrás ejercer tus derechos en info@mireiahurtado.es.


Descárgate mi guia para reducir el estrés y el comer emocional y empieza a cuidarte ya. Empieza a cuidarte HOY