MENTALIDAD DIETA: QUÉ ES Y POR QUÉ NO TE AYUDA A CUIDARTE.

mentalidad dieta

MENTALIDAD DIETA: QUÉ ES Y POR QUÉ NO TE AYUDA A CUIDARTE.

DESCUBRE POR QUÉ LA  MENTALIDAD DIETA TIENE LA CULPA DE QUE TU ALIMENTACIÓN SALUDABLE NO TE FUNCIONE.

El concepto no dieta o salud en todas las tallas poco a poco va entrando en nuestro país. En países como Estados Unidos o Australia forma parte de un importante movimiento avalado por numerosas investigaciones al que cada vez más dietistas  y profesionales de la salud se están adhiriendo.

El paradigma de la no dieta es una aproximación a la salud desde la promoción de hábitos saludables sin focalizarse en la pérdida de peso, que surge de la obviedad de que las dietas de adelgazamiento no funcionan a largo plazo. Mindful Eating y Comer Intuitivo forman parte de este nuevo paradigma de salud.

DIETAS

Son muchas las personas que por motivos de salud, estética, se apuntan a dietas de adelgazamiento de moda, como las dietas de batidos proteicos, dietas por puntos, dietas disociadas, etc…  Pero también son muchas las personas que sin querer hacer dieta buscan hacer un cambio de hábitos y se apuntan a  tendencias nutricionales más o menos de moda, como son las “dietas healthy” , raw, paleo, sin gluten, veganas, détox, etc…

A menudo estas personas me comentan que a pesar de querer incorporar hábitos saludables, siguen sintiendo que en ciertos momentos pierden el control sobre la comida. Y el motivo es que están haciendo una “pseudo-dieta” sin saberlo.

Y para entender por qué a pesar de llevar una alimentación supersaludable aún sientes que estás en lucha con la comida y que tienes que utilizar la fuerza de voluntad o el control para regularla, tienes que entender qué es exactamente “dieta”.

Dieta no es una acción, sino una forma de relacionarte con la comida basada en reglas externas que te llevan a desconectarte de tus necesidades físicas y emocionales reales.

Estar a dieta es tener una relación emocional con la comida basada en la culpabilidad o la vergüenza fruto del cumplimiento o no de esas reglas externas. 

Estar a dieta es catalogar a los alimentos como buenos o malos, dotando a tus decisiones en torno a la comida de un valor moral, es decir, si escojo alimentos buenos me porto bien y en consecuencia me siento bien conmigo, si escojo alimentos malos, me porto mal y en consecuencia me siento mal. Esto resume lo que es la mentalidad dieta.

Aquí tienes algunas otras pistas para saber si estás funcionando desde la mentalidad dieta :

  • Cuentas calorías o controlas los hidratos de carbono.
  • Comes solo alimentos seguros o combinaciones seguras (nunca hidratos con proteínas, nunca fruta después de las comidas, etc…).
  • Has eliminado grupos enteros de alimentos solo porque tu plan dietético te lo dice.
  • Compensas las ingesta de los “alimentos malos”, saltándote comidas, reduciendo la ingesta de la siguiente comida, o haciendo ejercicio extra.
  • Te pasaste a la dieta vegana, sin gluten, paleo, etc… con la intención de modificar o adelgazar tu cuerpo.

Y lo cierto es que por muy saludable que sea tu alimentación, si te relacionas con la comida desde esta mentalidad dieta o lo que es lo mismo, en base a reglas externas, en realidad estás haciendo una “pseudo-dieta” y tendrás altas probabilidades de acabar sufriendo las consecuencias de la dieta, como son el comer descontrolado  o incluso atracón, perpetuando una relación de lucha con la comida.

Y para entender esto es importante que sepas que cuanto más te prohíbas un alimento más lo ansiarás porque que al restringirlo nos volvemos emocionalmente más sensibles a esos alimentos “prohibidos”.

Pero además, cada vez que rompes una de esas reglas, uno de esos “debería comer o no debería comer”, aparece lo que se conoce como  efecto “última cena”, es decir, aparece una distorsión cognitiva de forma automática que te dice “aprovecha ahora ya que no sabes cuándo te vas permitir esto de nuevo” que te conduce directamente a la sobreingesta e incluso al atracón.

HAMBRE EMOCIONAL

Actualmente se habla mucho sobre el hambre emocional y la importancia de aprender a diferenciarla del hambre física para cuidarnos mejor. En realidad, me doy cuenta que el hambre emocional está de moda y son muchos profesionales de la salud quieren ayudar  a sus pacientes/clientes a gestionar su hambre emocional.

Pero también me sorprende mucho que esos mismos profesionales basen su trabajo (muchas veces sin ser conscientes de ello), en una una alimentación basada en reglas (sin gluten, raw, paleo,etc..)  lo que puede colocar a sus clientes en un callejón sin salida : como sano, estoy aprendiendo a gestionar mi hambre emocional pero aun así sigo teniendo momentos de descontrol. Insisto, con toda las buenas intenciones por parte del profesional.

A veces bajo  eslogan “No es dieta, son hábitos saludables” se puede estar enmascarnado una dieta si por parte del profesional no se ayuda a explorar al paciente esos patrones mentales y a sustituir las reglas externas por la autoregulación interna.

Muchas personas se auto-identifican como comedores emocionales, cuando realmente la raíz del problema no es emocional en absoluto. El problema es la dieta, la mentalidad dieta y los sentimientos de privación que crea. No quiero decir con esto que no exista el comer emocional puro, pero por mi experiencia y por lo que muchos estudios indican, las personas que hacen dieta o pseudo-dieta reportan más a menudo que recurren a la comida como forma de consuelo, mientras que las  no hacen dieta son más propensos a alejarse de los alimentos en tiempos de estrés.

MENTALIDAD DIETA

Prohibir alimentos aumenta el deseo por esos alimentos y activa la mentalidad dieta, todo o nada, que a su vez aumenta las probabilidades de comer de forma compulsiva. Tan pronto como nos prohibimos algo, lo deseamos más fuertemente y la prohibición nos lleva a comer de forma compulsiva.

Por lo tanto, poner consciencia a cómo la mentalidad dieta está afectando a tus patrones en la alimentación es el primer paso para tener una relación saludable y en paz con la comida.

Y es que hasta que no sueltes esa mentalidad dieta, no tendrás una verdadera relación armoniosa con la comida.

¿Qué puedes hacer?

  1. En primer lugar, ¡deja de hacer dieta! Date cuenta de todas esas reglas que dominan tu alimentación y pregúntate cómo te han ayudado a cuidarte hasta ahora. Hay numerosas investigaciónes científica que avala los daños físicos y emocionales que provocan las dietas. En primer paso para poner paz a tu relación con la comida es darte cuenta en qué medida las dietas te han ayudado a cuidarte a largo plazo y reconocer que si las dietas son el problema, no pueden formar parte de la solución, aunque solo sea “estar un poco a dieta”.
  2. Date permiso para comer, pero permiso incondicional. Permiso quiere decir permitirte comer ese pastel que tanto te gusta, permiso para comer un plato de pasta con tomate y queso, permiso para comer fruta de postre, etc… Cuando te das permiso incondicional la culpa desaparece y estás mejor preparado para darte cuenta de cuánto disfrutas realmente esos alimentos, cómo te sientan, qué cantidad necesitas de ellos y cómo te hacen sentir luego, físicamente y emocionalmente, es decir, poder decidir comerlos porque realmente los quieres y no como consecuencia de esa mentalidad dieta “basta que me los prohíba para que más los ansíe” o “ya que me lo estoy comiendo, voy a aprovecharlo al máximo”.
  3. Aprende a comer con consciencia plena, en el momento presente, con aceptación y sin juicio. Aprender a comer en base a las señales internas será tu aliado para guiar tus elecciones. Cuando soltamos la mentalidad dieta, y empezamos a establecer una relación curiosa y sin juicio con la comida, no basada en la moralidad sino en la consciencia de cuánto lo disfruto, cuánto necesito de esto, una relación basada en  la escucha del cuerpo, de las señales de hambre, de plenitud y de satisfacción, podemos empezar a cultivar unos hábitos saludables a largo plazo, desde la autoregulación, la experimentación,

La alimentación consciente o mindful eating pone el énfasis en la auto-observación, la experimentación y la auto-regulación como claves para incorporar unos hábitos saludables a largo plazo. Observar, reconocer y actuar desde la responsabilidad te ayudará a normalizar tu relación con la comida.

Y si todo esto que te explico te resuena, te invito a que empieces a escuchar tu cuerpo, a confiar en él, en tu intuición y que empieces a soltar esa mentalidad dieta que perpetúa la lucha contigo y con la comida. Me encantará que me dejes un comentario y me expliques si ya has soltado la mentalidad dieta, si estás en el camino o si esto es nuevo para ti. 

Mireia Hurtado. Psicóloga, técnico en dietética y nutrición y especialista en Alimentación Consciente, Mindfulness y Compasión.


Espero que este artículo te haya resultado interesante. Si crees que necesitas más ayuda para poner paz a tu relación con la comida y cuidarte sin dietas ni restricciones, estaré encantada de explicarte cómo te puedo ayudar. 

SOLICITAR ENTREVISTA


POSTS RELACIONADOS

NO NECESITAS UNA NUEVA DIETA, NI UNA DETOX, NI COMER LIMPIO

CUANDO DEJÉ DE ACONSEJAR A MIS PACIENTES PERDER PESO

COMER EMOCIONAL Y DIETA, EL CICLO DEL QUE ES POSIBLE SALIR

3 FORMAS DE DIFERENCIAR EL HAMBRE FÍSICA DE LA EMOCIONAL


REFERENCIAS

  • Mann T, Tomiyama AJ, Westling E, Lew AM, Samuels B, Chatman J. Medicare’s search for effective obesity treatments: diets are not the answer. Am Psychol. 2007;62(3):220-233.
  • “Dealing with problematic eating behavior: The effects of amindfulness-based intervention on eating behavior, food cravings, dichotomousthinking and body image concern.”Appetite, vol. 58, no.3, 2012, pp. 847-851.doi.org/10.1016/j.appet.2012.01.009.
  • Berg FM. Health risks associated with weight loss and obesity treatment programs. J Social Issues 1999;55:2:2770297.
  • Polivy JPsychological consequences of food restriction. J Am Diet Assoc. 1996 Jun;96(6):589-92; quiz 593-4.
  • Amati F, Golay A .Dieting or non-dieting? Rev Med Suisse. 2005 Mar 23;1(12):814-7
  • Lowe MR, Levine AS. Eating motives and the controversy over dieting: eating less than needed versus less than wanted. Obes Res. 2005;13(5):797-806.

 

Comments (14)

  • Lourdes Reply

    ¡Excelente artículo! Me siento muy identificada. ¿Cómo he permitido que un simple alimento (que yo he catalogado de bueno o malo debido a la «mentalidad dieta» que tú nos descubres) me haga sentir anímicamente mejor o peor?
    Gracias por este artículo. ¡Deseando leer ya el próximo!
    Saludos

    3 diciembre, 2017 at 2:44 pm
    • MIREIA HURTADO Reply

      Qué bien Lourdes, me alegro que te haya hecho reflexionar. Sigue explorando con curiosidad para poco a poco ir descubriendo más cosas en torno a tus patrones con la alimentación.
      Un cordial saludo
      Mireia

      3 diciembre, 2017 at 8:38 pm
  • Cristina Reply

    Me ha gustado mucho tu artículo! Me siento identificada con muchos de los aspectos que describes. La verdad que hace bastante tiempo que he empezado a comer sano pero sin embargo en algunas ocasiones he tenido bastantes antojos. Actualmente, estoy muy ansiosa y he llegado a comer cosas (no sanas) que no comía y en grades cantidades. Creía que era hambre emocional pero tal vez es otra cosa. También estoy con pruebas porqué se me hincha mucho la barriga, tengo muchos gases y algunas veces digestiones muy pesadas y con molestias. Tendré en cuenta tus consejos. Gracias!

    3 diciembre, 2017 at 3:40 pm
    • MIREIA HURTADO Reply

      Hola Cristina, te invito a que hagas una exploración curiosa de los pensamientos y emociones que te aparecen antes de comer para poco a poco ir descubriendo y diferenciando la mentalidad dieta o el hambre emocional. No es cuestión de un día ni dos, pero verás como poco a poco vas dándote cuenta de más cosas en torno a tu relación con la comida. Un cordial saludo
      Mireia

      3 diciembre, 2017 at 8:36 pm
  • Fernanda Reply

    Excelente. Muy claro. Me sirve mucho, tanto en lo personal como en lo profesional. Mucha gracias

    3 diciembre, 2017 at 6:14 pm
    • MIREIA HURTADO Reply

      Gracias Fernanda por tus palabras, ¡me alegro mucho que te resulte interesante!

      3 diciembre, 2017 at 8:34 pm
  • monica Reply

    Excelente articulo!! Habria que releerlo durante una temporada cada dia para que vaya calando la información y poder detectar enseguida cuando nos guia la metalidad dieta.
    De todas formas, mi experiencia ha sido que despues de años de restricciones por dietas, cuando me di el permiso incondicional para comer lo que me gustaba y me apetecia en cada momento engordé más de 15 Kg… quitarse estos Kg de encima (+los que tenia de sobrepeso) esta siendo muy complicado y la mentalidad dieta acaba por imponerse …

    7 diciembre, 2017 at 10:46 am
    • MIREIA HURTADO Reply

      Hola Monica,
      muchas gracias por compartir tu experiencia. Es importante entender que soltar la mentalidad dieta y darse permiso incondicional ha de ir acompañado de una consciencia de la señales de hambre, plenitud, satisfacción y saciedad, es decir, tenemos que tener una brújula en el camino de cuidarnos y esa es la sabiduría que nos envía el cuerpo. Por eso el tercer punto del artículo es tan importante.
      Un abrazo y muchos ánimos en tu camino de explorar vías para cuidarte mejor.
      Mireia

      7 diciembre, 2017 at 12:46 pm
  • Alice Reply

    Hola Mireia,
    Gracias por compartir esa verdad.
    He luchado con comida durante muchos años (14 años). En mi adolescencia hice locuras, dietas, ayunos, abuso de laxantes, diuréticos inhibidores de apetito, curas… de todo.
    Conforme en el tiempo fue pasado seguía en la mentalidad dieta.
    Tenía atracones. Era una pesadilla. Leía tanto sobre dietas y vida sana y aun así tenia atracones de cosas de no debía comer pero también de comida sana, porque hasta la alimentación sana.
    Ahí estaba mi problema. Me los prohibía.
    Busque miles de ayudas… muchas si que me sirvieron en muchos aspectos de mi vida… pero hasta que no renuncie a la idea de hacer dietas no deje de tener atracones.
    Aunque las dietas no fueran tan restrictivas. Las seguía con miedo a engordar. En mi mente era “Tengo que ser sana”, “tengo que comer eso”. Y me sentía completamente frustrada cuando la saltaba, me sentía culpable por comer cosas no saludables.
    Aceptarme y tener en cuenta que quizás engordaría fue duro… pero milagrosamente, ahora que NO TENGO QUE NADA me es mucho mas fácil ELEGIR los alimentos sanos.
    Me siento libre de la obsesión por la comida!!!
    Un abrazo
    Alice

    7 diciembre, 2017 at 10:50 am
    • MIREIA HURTADO Reply

      Hola Alice, te agradezco mucho que hayas compartido tu experiencia. Ciertamente, la clave es que sea un permiso incondicional real, y no un permiso solo medias. Tu testimonio nos habla de ello y de importancia de perder el miedo a engordar y confiar y respetar nuestro cuerpo.
      Te envío un cordial saludo
      Mireia

      7 diciembre, 2017 at 12:35 pm
    • MIREIA HURTADO Reply

      Muchas gracias por tu valioso testimonio, puede ayudar a muchas muujeres a dedicirse dejar de castigarse con la dietas y empezar a cuidarse desde la aceptación y el amor a su cuerpo. Un abrazo!

      17 enero, 2018 at 1:28 pm
  • Lourdes Reply

    Me ha gustado mucho el artículo!, yo pensaba que tenía hambre emocional, pero creo que es bastante probable que sea mente de dieta, siempre busco la excusa de mañana me pongo y ahora al atracón, voy a seguir tus consejos desde ya!!! Muchas gracias por abrirme los ojos con este artículo tan magnífico.

    10 diciembre, 2017 at 10:33 pm
    • MIREIA HURTADO Reply

      Hola Lourdes,
      pues me alegro mucho que el artículo te haya hecho reflexionar sobre ello, ya no contarás qué tal te va. Un abrazo
      Mireia

      11 diciembre, 2017 at 8:03 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descárgate mi guia para reducir el estrés y el comer emocional y empieza a cuidarte ya. Empieza a cuidarte HOY

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descarga mi nueva guía!

Descárgate mi guia para reducir el estrés y el comer emocional y empieza a cuidarte ya

Revisa tu email para DESCARGAR tu guía. Gracias!