ansiedad

Ansiedad y comer emocional

La ansiedad me llevar a comer más de la cuenta: esta es afirmación que se hacen muchas personas cuando analizan qué les aleja de su autocuidado. 

«Empiezo y no puedo parar, es cómo un impulso que no puedo controlar, me levanto por las noches a comer, después de cenar siempre tengo que comer algo dulce, sé que nos es hambre, que es ansiedad…»..me comentan muchas acompañadas.

Vivimos en una sociedad orientada al logro, trabajo, dinero, estatus social, …o simplemente lograr llegar a final de mes. Muchas veces no nos damos cuenta, pero cada día es una carrera contrareloj para poder llegar a todo. Toda esta presión genera estrés y ansiedad que se acumulan a lo largo del día, y cuando llega la noche, de repente aparece un impulso que no podemos controlar. No es hambre, pero se confunde con hambre. Son emociones y pensamientos difíciles acumulados a lo largo del día. Y es fácil que la comida se convierta en el refugio donde calmar ese malestar momentáneamente.

La ansiedad y el estrés nos puede llevar a comer más de forma inconsciente, y comer más de lo que necesita nuestro cuerpo nos puede generar culpa o vergüenza que a su vez generan más ansiedad. Este es el círculo vicioso que persigue a muchas personas a lo largo de su vida. 

A menudo, podemos tratar de romper ese círculo vicioso compensando lo que comemos a través de dietas, que al único lugar que nos conducen es a más deseo por comida y más ansiedad.

¿Cómo se puede romper con el círculo vicioso ansiedad-comer-más ansiedad-restringir-más ansiedad?

La Alimentación Consciente y el Mindfulness nos ayuda a parar el piloto automático que lleva a actuar y comer de forma inconsciente, cultivado el estado de presencia y el autocuidado a lo largo del día.

Aquí te propongo algunos consejos para regular tu comer emocional. 

  • Busca pequeños espacios a lo largo del día, para parar. 3 minutos de respiración consciente pueden ser suficiente para parar tu piloto automático, y poder chequear cómo estás en ese momento: ¿dónde se manifiesta el estrés en tu cuerpo? Este pequeño ejercicio de autocuidado, aunque parezca baladí, puede servir como válvula de escape para ir soltando esas tensiones que sin darse cuenta se van acumulando. ¿Qué sensaciones, pensamientos o emociones estoy teniendo en este momento? Al hacerlo, es importante pensar en la intención de esos minutos, dedicar un tiempo, aunque sea pequeño, para el cuidado, y cuanto más se practique, mejores resultados de obtienen.
  • Piensa en pequeñas cosas se puedas incorporar en el día a día de forma fácil y que generen satisfacción. Si todo el día estás volcada en el hacer, necesitarás pequeños espacios donde el objetivo simplemente sea «ser», «disfrutar» ,»vivir». Puede ser hacer deporte, pasear… pero si el día a día está muy complicado, también puede ser válida alguna actividad que tan sólo ocupe 10 minutos, como hacer estiramientos conscientes, pintar mandalas, coser, leer, una ducha relajante e incluso no hacer nada. Igualmente es importante establecer la intención de forma consciente: «voy a permitirme estar 10 minutos cuidándome».
  • El cuidado de la alimentación también puede tener un efecto sobre el estrés o ansiedad. Si desayunas un café con leche y madalenas y no comes nada más hasta la hora de la comida, tu sistema nervioso y todo el organismo estarán mal nutridos, la energía será baja y se tendrás más necesidad de ingerir azúcares para obtener esa energía que se le está negando. Es importante tomar consciencia que una alimentación saciante, con un buen aporte de hidratos de carbono de liberación lenta, rica en vitaminas, minerales y fibra, frutas, verduras, semillas y frutos secos, proteína, etc… también pude ayudar a mejorar el estrés y la ansiedad. Un cuerpo bien nutrido está mejor preparado para afrontar las vicisitudes diarias. No olvides que si sometes a tu cuerpo a dietas que lo infranutran,  por la noche tu organismo te reclamará aquello que le has negado durante el día.
  • Uno de los disparadores de la ansiedad son los sentimientos de culpa, la autocrítica y la vergüenza. Tratarse de forma cariñosa y amorosa en esos momentos pueden ayudar a disminuir ese malestar. La autocompasión puede ser un buen antídoto para las emociones que aparecen cuando se cree que no se llega o cuando se come de forma inconsciente.

Practicar unos minutos de respiración consciente a lo largo del día, buscar pequeños espacios para el autocuidado, cuidar la alimentación y cultivar la autocompasión te permitirán llegar a la noche con menos tensión acumulada.

Si aún así sientes la urgencia de comer o picar descontroladamente, desde la Alimentación Consciente y el Mindfulness hacemos una invitación a estar presente también en eso.

Conectarse cuerpo, a observar y sentir dónde y cómo sientes el hambre física real y diferenciarla del impulso que lleva a comer.

El objetivo es poder conseguir un pequeño espacio para poder parar ese piloto automático y poder así dar una respuesta más consciente.  Ese espacio lo podemos generar poniendo atención a eso que se siente ¿dónde y cómo siento la ansiedad o el estrés en el cuerpo? ¿dónde y cómo siento el hambre real en el cuerpo? Te invito a que practiques este ejercicio:

DIFERENCIANDO EL HAMBRE FÍSICA DEL HAMBRE EMOCIONAL

  • Busca un lugar tranquilo, cierra los ojos, haz una cuantas respiraciones y toma consciencia del cuerpo, de las sensaciones físicas.
  • Lleva la atención a tu estómago y valora cuánta hambre tienes en una escala del 0 al 10.
  • Si decides que no es hambre, pon en práctica algo que te ayude a suavizarte, calmarte y sostenerte. Puede ser meditar, practicar yoga, dar un paseo consciente, leer…
  • Si decides comer,  prepárate algo de comer, siéntate y cómelo de la forma más consciente posible.

Post relacionados

salud

LA SALUD MÁS ALLÁ DE LA BÁSCULA

Desde la perspectiva de las y los profesionales alineados con el enfoque no dieta, entendemos la salud como un espectro, no algo que se tiene o

Sal de la rueda del hámster y
comienza a nutrirte como mereces

HAZ AHORA EL CUESTIONARIO DE PATRONES ALIMENTARIOS.

DESCUBRIRÁS CÓMO TE RELACIONAS CON LA COMIDA Y RECIBIRÁS CONSEJOS PARA INICIAR EL CAMBIO.