imagen corporal

IMAGEN CORPORAL Y AUTOESTIMA: 10 CONSEJOS PARA MEJORARLAS

Un alto porcentaje de mujeres y hombre lidiamos con una mala imagen corporal, tal y como dicen los estudios y como probablemente sepas ya.

En estos tiempos de cultura de la dieta, de inundación en redes sociales de imágenes de cuerpos «normativos» como logros personales, tener una una buena relación con nuestro cuerpo es todo un reto.

Llega el verano y tal vez te aterrorice pensar que te tienes que poner en bikini o bañador.

Probablemente se activen muchas amenazas en tu mente y sientas la urgencia de «arreglar eso». Pero «arreglar eso» no solo no funciona (las dietas no solo no funcionan sino que ponen en riesgo nuestra salud física y mental) sino que te colocará en más lucha con tu cuerpo y contigo misma.

El gran costo de creernos que nuestros cuerpos no son válidos es que nos desconectamos que nosotras, de nuestras necesidades, y por lo tanto de todo lo bueno que la vida nos puede ofrecer.

Empezar a cultivar una mirada más amable hacia ti misma, hacia tus luchas y explorar espacios de disfrute y bienestar auténticos puede ser el primer paso para salir de ese círculo vicioso y poder tener una vida más en paz contigo y con tu cuerpo.

Hoy quiero compartirte algunas ideas/prácticas para que puedas empezar a sentirte mejor dentro de tu piel, no desde el «arreglarte» sino desde el aceptar que eres válida tal y como eres. 

Te comparto desde mi experiencia profesional y como alguien que ha sufrido violencia estética, pero no gordofobia directa ya que tengo el privilegio de vivir en un cuerpo delgado. Te animo que acerques con curiosidad y que explores lo que te resuena y puedes servirte a ti. 

Esta lista no cambiará automáticamente la forma como te relacionas con tu cuerpo, pero cuanto más practiques estos nuevos patrones, mejor te sentirás respecto a tu cuerpo y lo que ya eres:

1. Agradece todo lo que tu cuerpo puede hacer cada día, caminar, correr, nadar, sonreír, abrazar, besar…Sea lo que sea, tu cuerpo te permite ser quien eres y hacer lo que haces. Relacionarte con tu cuerpo desde un lugar menos estético y más instrumental puede ser primer paso para salir de esa lucha.

2. Abrázate. El contacto físico, y en especial los abrazos, generan hormonas que nos proporcionan bienestar, seguridad y conexión, como la oxitocina y las endorfinas. Si te abrazas a ti mismo cada mañana al levantarte o por la noche antes de acostarte, te sentirás más conectada y segura.

3. Haz una lista de las cosas que te gustan de ti, cosas que no estén relacionadas con tu peso o tu imagen. Lee esta lista con frecuencia y añade más cosas a medida que las vayas descubriendo.

Recuérdate que nuestra idea de belleza está condicionada por el contexto.

Te puede ayudar preguntarte qué es lo que encuentras bello en las personas a las que aprecias y estimas y si eso tiene algo que ver con la imagen corporal.

4. Practica la autocompasión contigo misma cuando te sientas mal con tu cuerpo. Cuando te veas a ti misma en un espejo, cuando se te presenten situaciones retadoras, probablemente tu mente se inunde de pensamientos críticos. Intenta acompañarte en esos momentos con calidez y amabilidad.

5. Rodéate de personas que te hagan sentir bien. Es más fácil sentirte bien contigo misma y con tu cuerpo cuando estás cerca de personas que te apoyan y que reconocen la importancia de quererte a ti misma tal y como eres por naturaleza. Y si te cuestas encontrar esa tribu, te animo a que la busques. Por suerte las redes sociales, además de inundadas de cultura del a dieta, puedes encontrar abundantes referentes que promueven aceptación corporal.

6. Cuando aparezcan voces en tu cabeza que te indiquen que tu cuerpo no es «correcto» o que «hay algo malo en ti por tu cuerpo», date cuenta que son simplemente “voces”, o «pensamientos» fruto de la cultura de la dieta y el contexto gordófobo.  Una práctica de mindfulness que ayuda es observar esos pensamientos, etiquetarlos, dejarlos ir, como hojas trasportadas por un río, y probar de sustituirlas por alguna frase amable que te ayude a sentirte bien, como “soy mucho más que una forma corporal”, o «mi cuerpo no me define» a la vez que haces un gesto a amabilidad hacia ti.

7. Usa ropa que sea cómoda, haz limpieza de armario y quédate con aquello que signifique que tu cuerpo de ahora es válido tal y como es. Trabajar a favor de tu cuerpo, no en contra de él.

8.Haz limpieza en tus redes sociales: facebook, instagram, you tube…están llenos de referentes a la imagen corporal, la vida saludable, los ideales de belleza que tal vez no vayan con tus valores y te hagan sentir mal contigo misma o con tu cuerpo. Dedica un rato a hacer limpieza de todo lo que te haga sentir que no eres suficiente. 

9. Explora qué cosas te gusta hacer y nutren tu esencia. Cuando llevamos años involucradas en la cultura de la dieta tratando de sentirnos bien con nosotras mismas a base de modificar nuestro cuerpo, a menudo nos desconectamos tanto de nosotras, que ya no sabemos lo que realmente nos hace sentir bien. Explora con curiosidad dónde está la verdadera autoestima y nutrición para ti.

10. Haz algo bueno por ti misma, algo que le envíe el mensaje a tu cuerpo de que lo aprecias, lo respetas y lo cuidas. Tómate tiempo para una siesta, para leer en una terraza, potencia las relaciones sociales, encuentra un lugar tranquilo para relajarte, pinta, pasea, explora la  sexualidad y la sensualidad contigo misma…

Espero que esta lista te resulte inspirador. Son  consejos fruto de mi trabajo estos acompañando a mujeres y hombre a tener una mejor relación con sus cuerpos, no pretender ser «terapia». Si te sientes muy atascada con tu cuerpo, no dudes en pedir ayuda profesional.

Fuentes y enlaces de interés:
https://www.sott.net/article/291786-The-physiological-benefits-of-hugging
http://www.nationaleatingdisorders.org

Post relacionados

salud

LA SALUD MÁS ALLÁ DE LA BÁSCULA

Desde la perspectiva de las y los profesionales alineados con el enfoque no dieta, entendemos la salud como un espectro, no algo que se tiene o

Sal de la rueda del hámster y
comienza a nutrirte como mereces

HAZ AHORA EL CUESTIONARIO DE PATRONES ALIMENTARIOS.

DESCUBRIRÁS CÓMO TE RELACIONAS CON LA COMIDA Y RECIBIRÁS CONSEJOS PARA INICIAR EL CAMBIO.

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *