cultura de la dieta

LA CULTURA DE LA DIETA NOS ROBA NUESTRA ESENCIA

Hoy me acerco a ti para invitarte a una reflexión sobre los costos en nuestra vida de la cultura de la dieta.

El budismo se refiera a Nuestra Verdadera Naturaleza a la conciencia amplia que reside en cada uno de nosotros.
Una fuente de paz, ecuanimidad, alegría, amor y compasión capaz de abarcarlo todo.

A mí me gusta entender esta naturaleza, a la que podríamos llamar nuestra esencia, como una conexión con nuestros verdaderos valores, una naturaleza conectada con las cosas verdaderamente importantes para cada una de nosotras.  

Y lo que nos aleja de esa verdadera esencia tiene que ver con la tendencia de la mente a aferrarse al placer, a la seguridad y los logros y a alejarse del dolor y lo incómodo.

Una mente que navega en una sociedad que nos vende continuamente dónde está la felicidad.

Esta cultura no nos ayuda a elegir qué da sentido a nuestra vida, sino que nos anima a definir el sentido de valía a partir de la búsqueda de deseos superficiales. 

Estar delgadas, ser exitosas, mostrarnos felices…se convierten en nuestras religiones sin ni siquiera tener consciencia de cómo hemos llegado ahí, ¿tiene sentido esto para ti?

Mi experiencia después de todos estos años acompañando a mujeres a salir de la cultura de la dieta es que 
el gran costo de esto no solo está en que las dietas nos hacen daño física y emocionalmente, sino que nos alejamos de nuestra esencia. 
Y paradójicamente, acabamos estando a gusto ahí porque no tenemos que salir al mundo a descubrir esa esencia.  

Como dice Naomi Wolf en su libro “El mito de la belleza”,

«Una cultura obsesionada con la delgadez femenina no está obsesionada con la belleza de las mujeres. Está obsesionada con la obediencia de éstas. La dieta es el sedante político más potente en la historia de la mujeres; una población tranquilamente loca es una población fácil».

Salir de la cultura de la dieta es de las cosas más valientes que podemos hacer y a la vez más aterradoras.

Porque salir del sistema que continuamente nos vende que perseguir la delgadez es lo que le da sentido a todo (delgadez,= salud, autoestima, valía…), que en cierta manera nos roba nuestra identidad, puede no ser un camino fácil.

Decir adiós al control, a la seguridad, a lo conocido, para adentrarse en una misma, en la escucha del cuerpo y nuestras necesidades puede ser aterrador.


Yo siempre digo, no va a ser fácil. Pero va a valer la pena.

Porque fuera de la cultura de la dieta, no solo vas a encontrar una forma compasiva de cuidarte. 
Puedes descubrir quién eres tú más allá de eso que se supone que tienes que ser.

Después de un proceso de alimentación consciente y aceptación corporal, algunas de mis acompañadas han empezado a:

  • poner límites.
  • permitirse descansar.
  • soltar la exigencia.
  • ser más compasivas con ellas mismas.
  • moverse desde un lugar de placer.
  • soltar relaciones
  • conectar con relaciones más nutritivas.
  • moverse hacia lo que de verdad les importante.
 

Espero que todo esto tenga sentido para ti. Me encantará saber tu opinión.

Post relacionados

salud

LA SALUD MÁS ALLÁ DE LA BÁSCULA

Desde la perspectiva de las y los profesionales alineados con el enfoque no dieta, entendemos la salud como un espectro, no algo que se tiene o

Sal de la rueda del hámster y
comienza a nutrirte como mereces

HAZ AHORA EL CUESTIONARIO DE PATRONES ALIMENTARIOS.

DESCUBRIRÁS CÓMO TE RELACIONAS CON LA COMIDA Y RECIBIRÁS CONSEJOS PARA INICIAR EL CAMBIO.

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *