paz con la comida

3 CONSEJOS PARA EMPEZAR A SENTIRTE EN PAZ CON LA COMIDA ESTE VERANO

Espero que estés disfrutando de este tiempo maravilloso que poco a poco nos va a conducir a las ansiadas vacaciones.

He escrito este post porque sé por experiencia propia y por mis años de profesión, que el verano puede ser una época del año un poco conflictiva para muchas personas porque conviven con sentimientos encontrados: por un lado disponer de tiempo para descansar, disfrutar y estar con la familia y por otro, se agudizan los conflictos con la comida y con el cuerpo porque nos sentimos más expuestas.

  • Queremos disfrutar de las comidas familiares, pero no queremos descontrolarnos.
  • Queremos disfrutar del mar o las piscinas, pero nos da vergüenza mostrar nuestro cuerpo.

También puede darse el caso de que estés pensando dejar para septiembre lo de cuidarte y que todo esto que te cuento no te interese para nada porque hora toca disfrutar y ya te pondrás más adelante manos a la obra.

Pero al contrario de lo que puedas pensar, el verano puede ser un maravilloso momento para empezar a sentirte en paz con la comida, porque salimos del piloto automático de la rutinas, soltamos el estrés, y disponemos de más tiempo para escucharnos y explorar nuestro patrones automáticos.

Es por esto que este mes quiero compartir contigo estos  consejos que espero te ayuden a pasar un tiempo fantástico este verano, más en paz con la comida.

3 CONSEJOS PARA EMPEZAR SENTIRTE EN PAZ CON LA COMIDA:

1.Deja de hacer dieta.

Por si no sabías, la restricción de la alimentación a la que nos invitan las dietas es el principal desencadenante de la mayoría de nuestros excesos y de la mala relación con la comida.

La restricción provoca un mecanismo contrario de descontrol cuando hemos traspasado la línea de lo “correcto” o lo que “deberíamos estar comiendo” que nos lleva sobreingerir pensando que al día siguiente ya lo haremos bien. Estos mecanismos están bien investigados y son una de las principales causas por las que las dietas no funcionan a largo plazo.Te invito a leer este otro post para saber más. 

En verano estamos tentadas a restringir como mecanismo compensatorio de los excesos, pero como te cuento, esos solo te perpetuará en el ciclo control-descontrol. Así que si quieres sentirte más en paz, suelta el deseo de hacer dieta, restringir o compensar (o si más no, no le hagas caso a tu mente cuando te diga que esa es la solución), céntrate en el momento presente y permítete salir de esa rueda de sufrimiento.

2. Permítete escuchar tu cuerpo y comer según tu hambre.

Una vez has soltado la dieta, puedes empezar a  escuchar y atender las señales que te envía tu cuerpo de hambre, de plenitud y de satisfacción.

Para poder parar de comer más presente y satisfactoria, necesitas que saber que podrás comer de eso de nuevo cuando te apetezca.

Mantén un ritmo de comidas estable (no te saltes comidas), elige alimentos que disfrutes, come con atención plena y explora con curiosidad la cantidad que te puede ayudar a sentirte satisfecha . Algo que te puede ayudar es lo siguiente:

Si supieras que puedes comer de esos alimentos siempre que quisieras, ¿cuánta cantidad le daría a tu cuerpo en el momento presente?

Sé que todo esto que te comento te puede parece muy retador, y, sinceramente, por mi experiencia personal y profesional, este camino puede tomarte desde varios meses hasta varios años. Pero por algún lugar hemos de empezar, y qué mejor momento que aquel en el cual estás más relajada y con más espacios para conectar contigo misma.

3. Enfócate en tu salud y no el peso:

Ajusta tu alimentación hacia elecciones de alimentos más nutritivos. Una vez hemos soltado la mentalidad dieta y empezamos es escuchar nuestro cuerpo, podemos empezar a explorar cómo apoyar nuestras salud sin perder de vista el ingrediente del placer. Una alimentación saludable es muy amplia (no se limita a lechuga-pechuga). Hay infinitos platos de los puedes disfrutar este verano: gazpachos, ensaladas coloridas, pastas, arroces, etc…Dentro de una alimentación nutritiva caben todas las opciones.

En definitiva, cuando soltamos las dietas, son infinitas las opciones de autocuidado que se nos platean, y justamente el verano puede ser una magnífica oportunidad para explorarlas.

El camino de sentirte en paz con la comida también pasa por relacionarte con tu cuerpo de una forma más compasiva.

Además de empezar a relacionarte con la comida de forma diferente, puedes aprovechar el verano para moverte y disfrutar de tu cuerpo en movimiento. Camina, nada, baila, practica yoga, empieza a practicar meditación…son infinitas las posibilidades.

Tu cuerpo no tiene que ser de ninguna forma determinada para disfrutar de él y de todas las posibilidades de placer y conexión que te ofrece. Suelta la exigencias, el cómo debería ser, y lánzate a redescubrirte a través de tu cuerpo.

Estoy preparando un post que publicaré en breve sobre la cómo empezar a poner paz a la relación con el cuerpo también este verano (si,si, justo en verano…), te invito a que estés atenta a mi siguiente envío.

¡Espero que este post te haya gustado,me encantará saber tu opinión, que me compartas tus dudas y tus inquietudes al leerlo! Prometo intentar solucionarlas.

Aprovecho para dejarte aquí la información de mi programa de acompañamiento grupal online «Yo me cuido sin dietas», un curso para que aprendas habilidades para cuidarte desde la flexibilidad y la escucha de tu cuerpo y tus necesidades. 

Besos

Mireia

Post relacionados

Aprendiendo de mi yo vulnerable

APRENDIENDO DE MI YO VULNERABLE

Llevo días queriendo escribir en este blog  y no he conseguido encontrar el momento para hacerlo. No he querido escribir por escribir, porque «tengo que»

EMPIEZA YA

ACCEDE A MI MASTERCLASS GRATUITA

EMPIEZA POR AQUÍ Y DESCUBRE QUE UN AUTOCUIDADO FLEXIBLE Y A LARGO PLAZO ES POSIBLE.

Sal de la rueda del hámster y
empieza a cuidarte como mereces.

accede a mi masterclass gratuita

«CÓMO TENER UNA BUENA RELACIÓN CON LA COMIDA Y TU CUERPO»

DESCUBRE QUE UN AUTOCUIDADO FLEXIBLE Y A LARGO PLAZO ES POSIBLE.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *