compasión

CUANDO LA PERFECCIÓN TE ALEJA DE TU AUTOCUIDADO

Entonces…

Necesitas de la compasión.

Algo que ocurre en muchas ocasiones y sin siquiera darnos cuenta, es que lidiamos con una mente que, a pesar de tener buenas intenciones, a menudo nos causa más dolor que bienestar.

La sociedad y sobre todo las redes sociales se encargan de alimentar la «bolsa» de «los tengo que» en nuestras vidas: imagen corporal, alimentación, ejercicio, belleza, rendimiento, maternidad, amistad… La lista es infinita.

Podemos sentir que vivimos con el enemigo en casa: nunca es suficiente, nunca lo hacemos lo suficientemente bien, ¿te suena?

Pero recuerda: aunque la intención sea buena, explora a dónde te lleva eso:

¿Te aleja del aquí y el ahora?
¿Te desconecta de tus necesidades?
¿Te inunda de estrés y ansiedad?
¿Te inunda de culpa y vergüenza?

En el pasado te hacía llegar una reflexión sobre la exigencia, el perfeccionismo y la autocrítica.

A menudo convivir con estas voces nos lleva a conductas extremas, de todo o nada en el autocuidado, el trabajo y las relaciones.

Navegar entre todas estas voces no es fácil.
El camino de en medio no es fácil.

Sobre todo, cuando la sociedad premia uno y castiga el otro.
Sobre todo, cuando lo que nos mueve son nuestras heridas y las voces de no suficiencia aprendidas.

Sin lugar a dudas, lo que a mi más me ha ayudado es la práctica de la compasión.

A menudo esta se confunde con autoindulgencia, laxitud o no acción.
Pero nada más lejos de la realidad.

La compasión es una motivación vinculada al alivio del sufrimiento, nuestro y de los que nos rodean.

La compasión nos invita a no perdernos en esta sociedad.
A priorizar nuestro autocuidado porque si no, no podemos cuidar.
Nos invita a atendernos y atender nuestras necesidades como las de cualquier otro ser humano.
Nos invita a apretar y transitar lo difícil cuando hace falta o a soltar y parar en otras ocasiones.
A amar y a respetar nuestra cuerpo.

Es el antídoto para cuando nos implicamos demasiado.
Para cuando tenemos tendencia a quedarnos exhaustas.
Para las que empatizamos demasiado.

Porque la compasión nos invita continuamente a escucharnos y preguntarnos:

¿Qué es practicar autocuidado en medio de todo esto?

Así que, cuando sientas que algo empieza a pesarte, que cargas con más de lo que sientes que puedes, cuando creas que algo externo está perturbando tu momento presente, recuerda:

Puedes permitirte elegir.
Puedes parar.
Puedes decir no.
Puedes poner límites a tu mente y a tu entorno.
Puedes borrar todas aquellas cuentas que te hacen sentir «no suficiente».
Puedes probar a ser más compasiva y comprensiva contigo.

¿Tiene sentido esto para ti? ¿Se te ocurre algún “Puedes…” más?

Me encantará leer tus palabras y todo aquello que quieras compartir conmigo en los comentarios.

Con cariño,

Mireia.


POSTS RELACIONADOS

HAGAMOS DEL 2019 UN AÑO LIBRE DE DIETAS

COMIDA Y ESPIRITUALIDAD

SAN VALENTÍN: QUIÉRETE PRACTICANDO LA AUTOCOMPASIÓN.

LA SATISFACCIÓN Y MI FIERA INTERNA.

3 CONSEJOS PARA EMPEZAR A CULTIVAR LA ACEPTACIÓN CORPORAL ESTE VERANO

COMPASIÓN Y COMER EMOCIONAL

EL MOMENTO PRESENTE ES EL ÚNICO LUGAR EN EL QUE TE PUEDES CUIDAR

APRENDER A ACEPTAR EL CUERPO

COMER EMOCIONAL Y DIETA, EL CICLO DEL QUE ES POSIBLE SALIR

Post relacionados

salud

LA SALUD MÁS ALLÁ DE LA BÁSCULA

Desde la perspectiva de las y los profesionales alineados con el enfoque no dieta, entendemos la salud como un espectro, no algo que se tiene o

DIETAS

EMPIEZA EL NUEVO AÑO LIBRE DE DIETAS

¡Aquí estoy de nuevo! Este es mi primer post del año, así que, aunque un poquito tarde, te deseo un 2022 lleno de momentos plenos

Sal de la rueda del hámster y
comienza a nutrirte como mereces

HAZ AHORA EL CUESTIONARIO DE PATRONES ALIMENTARIOS.

DESCUBRIRÁS CÓMO TE RELACIONAS CON LA COMIDA Y RECIBIRÁS CONSEJOS PARA INICIAR EL CAMBIO.

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.